exprimiendo a mano la leche del pecho

Exprimir a mano la leche del pecho es una técnica importante y valiosa para las madres que amamantan. Las ventajas de este método para colectar la leche materna incluyen no requerir equipo extra (eliminando la necesidad de limpiar y la posibilidad del crecimiento de bacteria). En la primera semana después del parto, la madre probablemente no podrá exprimir manualmente o con máquina una cantidad grande de leche, pero una pequeña cantidad exprimida en forma suave le permitirá aliviar la sensación de estar excesivamente llena que muchas madres sienten. Gradualmente, con práctica diaria, muchas mujeres pueden llegar a exprimir suficiente leche para completar una botella para darle a su bebé más tarde. La práctica diaria estimulará la producción de leche lo cual hace que se pueda exprimir más fácilmente. Además, antes de usar una bomba de pecho, empiese exprimiendo a Mano para facilitar la expression de leche.

preparación para exprimir a mano

Antes de empezar a exprimir la leche, ayuda relajarse y reducir la tensión. Algunas maneras de relajarse incluyen recostarse por 10 minutos, escuchar música suave o hacer ejercicios de respiración abdominales. Aplique calor a los pechos tomando una ducha o baño caliente, o aplicando compresas calientes. Lávese las manos bien con jabón usando un cepillo para las uñas y seque sus manos con una toalla limpia. Tenga disponible una taza o botellas limpias. Un envase de boca ancha es útil.

Del pecho cerca del borde exterior de la areola y su índice en forma similar en la parte inferior. Apriete el pulgar y el índice firmemente hacia las costillas y luego continúe con presión firme, apretando los dedos el uno hacia el otro para exprimir la leche de los senos lácteos. Los dedos no deben resbalar en la piel o apretar el pezón. Para poder extraer la leche de todos los senos lácteos, la posición del pulgar y el índice debe ser rotada alrededor de la areola. Algunas áreas serán más productivas que otras. Establezer un cierto ritmo ayuda a exprimir la leche. Cuando la cantidad de leche que se está extrayendo disminuye, empiece a masajear y Exprimir el otro pecho. El primer pecho puede también ser masajeado y exprimido otra vez. Aprender a exprimir con las dos manos ayuda a disminuir el cansancio. El proceso de exprimir a mano toma aproximadamente 20 minutos.

La leche humana es dulce y no tiene el mismo gusto o apariencia de la leche de vaca. La primera leche exprimida (leche delantera) tiene menos grasa y puede aparecer azulada. La leche que se exprime después (leche trasera) tiene mayor cantidad de grasa y parece más cremosa. La leche puede separarse después de unas pocas horas en el refrigerador. Esto es normal. Las botellas se pueden agitar suavemente para mezclar la crema. El agitado fuerte daña las células de la leche. Algunas madres notan variación del color y gusto de la leche de acuerdo con los alimentos que han comido. Esto es normal.

extracción de la leche

Sostenga el seno desde abajo con una mano. Ponga su pulgar de la otra mano encima del pecho cerca del borde exterior de la areola y su índice en forma similar en la parte inferior. Apriete el pulgar y el índice firmemente hacia las costillas y luego continúe con presión firme, apretando los dedos el uno hacia el otro para exprimir la leche de los senos lácteos. Los dedos no deben resbalar en la piel o apretar el pezón. Para poder extraer la leche de todos los senos lácteos, la posición del pulgar y el índice debe ser rotada alrededor de la areola. Algunas áreas serán más productivas que otras. Establezer un cierto ritmo ayuda a exprimir la leche. Cuando la cantidad de leche que se está extrayendo disminuye, empiece a masajear y Exprimir el otro pecho. El primer pecho puede también ser masajeado y exprimido otra vez. Aprender a exprimir con las dos manos ayuda a disminuir el cansancio. El proceso de exprimir a mano toma aproximadamente 20 minutos.

La leche humana es dulce y no tiene el mismo gusto o apariencia de la leche de vaca. La primera leche exprimida (leche delantera) tiene menos grasa y puede aparecer azulada. La leche que se exprime después (leche trasera) tiene mayor cantidad de grasa y parece más cremosa. La leche puede separarse después de unas pocas horas en el refrigerador. Esto es normal. Las botellas se pueden agitar suavemente para mezclar la crema. El agitado fuerte daña las células de la leche. Algunas madres notan variación del color y gusto de la leche de acuerdo con los alimentos que han comido. Esto es normal.

almacenamiento de la leche exprimida

La leche materna se puede guardar en botellas de vidrio o plástico. Cantidades pequeñas se pueden guardar separadas para combinarlas más tarde cuando la leche se va usar. Asegúrese de dejar suficiente lugar vacío para que la leche se puede extender si la va a congelar. Las botellas deben ser marcadas con la fecha de extracción de modo que las botellas más viejas puedan ser usadas primero. Para un bebé nacido a término y sano, la leche fresca sin congelar se puede guardar en el refrigerador por 48 horas maximo. Leche congelada se puede guardar hasta 6 meses en un congelador a temperatura 0º F ( -18° C). En un congelador que es parte de un refrigerador/congelador (arriba o abajo), la leche puede guardarse hasta 3 meses. En cualquier caso, ponga las botellas hacia el fondo del congelador y lejos del ventilador donde las temperaturas se conservan más estables. Use un termómetro de congelador para asegurarse que la leche se mantenga congelada en forma adecuada.

Bolsas de mamar descartables pueden usarse para guardar la leche que se usará con bebés sanos y nacidos a término. La leche guardada de esta manera debe estar en doble bolsa para prevenir quemaduras del frío y roturas, y guardada en un envase de material duro. Bolsas más gruesas específicamente diseñadas para congelar leche son fabricadas por las compañias Medela y Ameda/Egnell.

Leche materna congelada debe ser descongelada durante la noche en la heladera o en agua tibia. No debe descongelarse dejándola fuera de la heladera o poniéndola en agua hirviendo. Descongelar en la microonda no se recomienda porque destruye algunos elementos nutritivos de la leche que ayudan a prevenir enfermedades en el bebé, y, al calentar la leche en forma despareja, puede crear lugares más calientes que pueden quemar al bebé. La leche descongelada debe usarse inmediatamente o guardarse en la heladera sin abrir no más de 24 horas.

Las siguientes son cantidades de leche aproximadas para ofrecerle cada vez que alimenta al bebé: de 3 semanas a 3 meses, 3-6 onzas; de 3 a 6 meses, 6-8 onzas; y por encima de los 6 meses, 8 onzas. Si el bebé no toma toda la leche de la botella, la leche hay que tirarla ya que ha sido contaminada por bacterias en la boca del bebé. Botellas pequeñas que contienen 4 onzas o menos pueden ser usadas para disminuir la cantidad de leche que hay que tirar. Porciones pequeñas de 2 onzas o menos pueden ser útiles para apaciguar al bebé cuando la madre está por llegar para amamantarlo o para suplementar una comida cuando la porción normal no fue suficiente.

La extracción manual de la leche del pecho debe practicarse diariamente para aumentar su efectividad. Los momentos que generalmente son los más productivos para la extracción manual son en la mañana (cuando haya descansado y la cantidad de leche es más abundante), antes de que el bebé se despierte de su período de sueño más largo, o cuando el bebé no ha completado una comida y uno, o los dos pechos, están todavía llenos.

Este folleto es un extracto de The Nursing Mothers Counsel Manual of Breastfeeding, páginas 20-21 y 26-27, y ha sido aprobado por los siguientes miembros del Consejo Médico Asesor de NMC: Stephen J. Buchner, M.D., Kennith Castor, Jr., M.D., James A. Cisco, M.D., Arther S. Dover, M.D., Dona1d B. Lathrop, M.D., Frederick A. Lloyd, M.D., and Jane Phillips, M.D. Además, el material en este folleto ha si revisado por Maria Teresa Asquith, Directora del Banco de Leche de Madres, San Jose, CA, y Lois D. W. Arnold, MPH, IBCLC, Directora Ejecutiva de la Asociación Norteamericana de Bancos de Leche Humana, Inc.

nmc library